Defectos leves. ¿Cuáles son y qué implica tener fallos leves en la ITV?

Defectos leves. Cuáles son y qué implica tener fallos leves en la ITV.

blog_post_image

Someter el vehículo a la revisión habitual para pasar la ITV supone que los operarios de la estación en la que hayas decidido presentarte puedan detectar fallos que afecten a la conducción. Estos defectos pueden ser más o menos graves, dependiendo de dónde se localicen y el grado del error.

Faltas leves ITV: ¿cuáles son?

Se considera que un vehículo tiene una falta leve en la ITV cuando este defecto no tiene un impacto directo en la seguridad del vehículo o en las emisiones contaminantes. De esta manera, la estación ITV asegura que tu vehículo va a mantener las condiciones óptimas para garantizar la seguridad en la carretera y el cuidado del medio ambiente.

Algunos de estos fallos leves en la ITV hacen referencia a la carrocería, a una posible bombilla fundida o al estado de la matrícula. Explicamos algunos de esos posibles fallos leves en la ITV que debes reparar y solucionar tras presentar el vehículo a la inspección técnica de vehículos. De lo contrario, estos defectos pueden convertirse en fallos graves en la próxima inspección, así que ojo con ellos.

  • Matrícula dañada. Es posible que el número de matrícula se lea sin problemas y permita identificar tu vehículo. Sin embargo, puede que tenga algún arañazo, esté ligeramente doblada o presente alguna abolladura. No va suponer un motivo para una ITV desfavorable o negativa, pero sí tendrás que reparar este pequeño daño para que no se estropee más con el paso del tiempo.
  • Defectos en el limpiaparabrisas. Los limpiaparabrisas son uno de los elementos que más se les olvida a los conductores y que pueden suponer un defecto leve en la ITV. Sobre todo, si atendemos a las escobillas desgastadas, a un fallo en el sistema de accionado de los limpiaparabrisas o al escaso líquido que haya en el depósito. Si resulta una falta leve en tu ITV, asegúrate de revisarlo posteriormente en tu taller de confianza.
  • Decibelios del claxon. Una de las pruebas más rápidas en la inspección técnica de vehículos es tocar el claxon. Con este sencillo paso, los operarios comprobarán que el sonido del claxon no supera los decibelios permitidos para ese tipo de vehículo. Así mismo, los trabajadores de la estación comprobarán que funciona correctamente y no da un error leve. De lo contrario, tendrás que revisarlo una vez finalices tu ITV.
  • Carrocería en mal estado. Si has sufrido un arañazo, un pequeño golpe que no has reparado antes de la inspección técnica de vehículos o la carrocería del coche presenta algún desperfecto, tendrás que tener cuidado. Puede suponer un defecto leve en la ITV, por lo que te recomendamos saber cómo quitar arañazos del coche de cara a tu ITV. No prestar atención a este aspecto puede suponer que la carrocería de tu vehículo acabe oxidándose, así que no lo dejes pasar.
  • Bombillas fundidas. Otra de las fases de una ITV es comprobar el estado de todos los tipos de luces del coche, incluyendo las interiores y las exteriores. Poner las luces largas, las luces cortas o las luces de posición forma parte del proceso habitual de una inspección técnica normal. Importa mucho el tener en perfectas condiciones las luces de carretera, necesarias cuando toca conducir de noche o si está lloviendo y necesitas conducir con lluvia entre otras situaciones del día a día. No llevarlas en buen estado puede suponer un defecto grave, sin embargo, las luces de posición son otro tema. Si llevas una bombilla de posición fundida puede implicar un fallo leve en tu ITV que deberás subsanar cuanto antes para que más adelante ese error no aparezca en el historia de tu tarjeta ITV.

¿Cuántas faltas leves acepta la ITV?

Tener defectos leves en la ITV como los ejemplificados en el listado anterior no tiene por qué ser motivo de una ITV desfavorable. De hecho, la ley estipula que, si tu vehículo solo tiene defectos leves tras pasar todas las pruebas y exámenes de la ITV, la inspección técnica de vehículos no se rechazará. Es decir, si durante la inspección no se detectan fallos graves que afecten a la conducción o a la seguridad del conductor, el vehículo recibirá su ITV favorable.

Sin embargo, como hemos comentado, es importante que estos defectos leves en la ITV se solucionen lo antes posible para evitar que acaben convirtiéndose en defectos graves. No obstante, desde Servicios ITV te aconsejamos que realices en tu vehículo una revisión pre ITV para lograr superar la inspección sin ningún defecto en su historial, sea leve o grave.

Recuerda solicitar cita previa ITV en tu estación más cercana si tienes próxima la fecha de tu próxima inspección. No hay mayor defecto que no pasar la ITV y conducir sin cumplir la ley de tráfico. No solo supone un fallo para ti, sino para el resto de conductores, así que no lo dejes pasar.

Dónde estamos

Calle Sagitario, 2

Madrid

Teléfono : 916 228 099

Email : info@itvaravaca.com

Horario

De lunes a viernes : 8:00h-21:00h

Sábados : 9:00h-14:00h

Contacta con nosotros